En el tiempo indeciso.

 
EL RELATO MÁS CORTO DEL MUNDO... | CAMBIO DE RASANTE | LA VERDADERA HISTORIA DE UN HIJOPUTA. | CARACOLERÍAS | COSAS NUESTRAS. LA WEB DE RELATOS. | Enlaces y fuentes consultadas | La plancha | Independencia... | La casa de verano | La mancha | REFLEXIONES SOBRE LA MUERTE, O MACABRA OCURRENCIA. | EL CALAMITAERÓSTATO | EL HOMBRE Y LA VÍBORA | CABEZA RAPADA | EL MISTERIO DEL PAPELITO AZUL | El mendigo, un relato religioso. | CAMINANDO DESCALZA POR LOS TRIGALES ANEGADOS. | De mujeres y meigas. | La sombra de las cosas. | El encuentro. | Jardinera. | El casarse pronto y mal. | Visiones. | El inmigrante marroquí. | El secuestro. | Calle Palestina. | Marisa y el mar. | El último lobo. | La línea que marca el final de los sueños... | El cuento de las arenas. | El enamorado de los llanos coralinos. | En el tiempo indeciso. | Esta semana sólo pinto funambulistas | La soga. | Al otro lado del límite. | Clase de Disección. | El disco rojo. | Carta a Mikel. | El niño lobo del cine Mari. | La fraga de Cecebre. | Regalo de aniversario. | ¿Por qué todas las chicas que me gustan se llaman Vete a la Mierda? | El diente roto. | El cargador. | Historieta de amor. | El Cuadro | El agujero de la tortuga | Sentencia de muerte para la grosería | Olvido | Las Miradas | El cuento de la isla desconocida | Cartas para Annie
 
En el tiempo indeciso.
 
 
En el tiempo indeciso

Javier Marías

Lo vi dos veces en persona y la primera fue la más alegre y la más
desdichada, aunque lo segundo sólo retrospectivamente, es decir, lo es
ahora pero no lo era entonces, luego en realidad no debería decir tal
cosa. Fue en la discoteca Joy a altas horas de la noche, sobre todo
para él, se supone que los futbolistas deben estar acostados desde muy
temprano, permanentemente concentrados en el próximo partido, o
entrenando y durmiendo, viendo vídeos de otros equipos o del suyo
propio, viéndose a sí mismos, sus aciertos y fallos y las oportunidades
perdidas que siempre vuelven a perderse hasta el fin de los tiempos en
esas películas, durmiendo y entrenando y alimentándose, una vida de
bebés casados, conviene que tengan mujer para que les haga de madre y
les vigile el horario. La mayoría no hacen ni caso, detestan dormir y
detestan los entrenamientos, y los grandes piensan en el partido sólo
cuando salen al campo y ven que más les vale ganarlo porque allí hay
cien mil personas que
sí llevan una semana dándole vueltas al enfrentamiento o pidiendo
venganza contra los odiados rivales. Para los grandes los rivales sólo
existen durante noventa minutos y nada más que por un motivo: están ahí
para impedirles a ellos lograr lo que ansían, eso es todo. Luego
podrían irse de copas con esos adversarios, si no estuviera mal visto.
El resentimiento pertenece a los jugadores mediocres.
Él no era desde luego mediocre, y durante algún tiempo se pensó que
sería un grande cuando estuviera más maduro y más centrado, lo cual no
ocurrió nunca, o quizá demasiado tarde. Era húngaro como Kubala y
Puskas y Kocsis y Czibor, pero su apellido era mucho más impronunciable
para nosotros, se escribía Szentkuthy y la gente acabó llamándolo
"Kentucky", mucho más familiar y más castellano, y de ahí se lo apodó a
veces con impropiedad "Pollofrito" (no casaba con su complexión
atlética), los locutores de radio más atrevidos y vehementes se
permitían abusos cuando pisaba el área: "Atención, Kentucky puede freír
al Barça". O bien: "Ojo que Pollofrito puede hacer saltar la sartén por
los aires, quiere organizar una de sus fritangas, cuidado que es todo
aceite, aceite hirviendo, ¡ojo que quema, ojo que es resbaladizo y no
se mezcla! " Dio mucho juego a los periodistas, pero ellos olvidan
pronto.
Cuando coincidí con él en la discoteca Joy llevaba temporada y media
en Madrid y hablaba ya un buen español, muy correcto aunque limitado,
con un innegable acento de lo más tolerable, parece que los
centroeuropeos tengan siempre facilidad para las lenguas, somos los
españoles los menos hábiles para aprender bien otras o pronunciarlas,
ya lo decían los historiadores romanos, ese pueblo incapaz de
pronunciar la s líquida, de Scipio como de Schillaci como de
Szentkuthy: Escipión, Esquilache, Kentucky, han cambiado las tendencias
lingüísticas. A Szentkuthy (lo llamaré por su verdadero nombre, puesto
que lo escribo y no he de decirlo) ya le había dado tiempo a superar el
deslumbramiento de un país nuevo y festivo y lujoso para su experiencia
previa de acero, pero no todavía a tomárselo como algo natural y
debido. Quizá estaba en ese momento que prosigue a toda consecución
importante, en el que a uno ya no le parece un mero regalo o un milagro
lo que ha logrado (ya da crédito) y
empieza a temer por su permanencia, o mejor dicho, a vislumbrar como
horror la vuelta posible al pasado con el que se estuvo conforme y uno
tiende por tanto a borrarlo, yo no soy el que fui, soy sólo ahora, no
vengo de ningún lado y no me conozco.
Conocidos comunes nos reunieron en la misma mesa, si bien durante
largo rato él no se acercó a ella más que para recuperar un segundo su
vaso y echar un trago entre baile y baile, una forma de entrenarse, un
atleta incansable, por lo menos tendría cuerda para noventa minutos y
una prórroga. Bailaba mal, con demasiado entusiasmo y poco ritmo, sin
el mínimo de suficiencia necesario para armonizar los movimientos, y
algunos de la mesa se reían de él, en este país un elemento de crueldad
en todas las situaciones aunque nada obligue a ella, gusta hacer daño o
creer que se hace. Vestía mejor que cuando llegó al equipo, según las
fotos que vi en la prensa, pero no lo bastante si se lo comparaba con
sus compañeros españoles, más estudiosos de la indumentaria, esto es,
de los anuncios. Era uno de esos hombres que dan la impresión de llevar
siempre la camisa por fuera de los pantalones aunque la lleven metida,
la camiseta desde luego la llevaba por fuera en el terreno de juego
cuando
se lo consentía el árbitro. Por fin se sentó y ordenó a todos, con
aspavientos y risa, que salieran a bailar para que él los viera
mientras descansaba, ahora quería él divertirse pero sin malicia sin
duda, sin crueldad ninguna, tal vez quería aprender de otros
movimientos menos bisoños que los suyos. Yo fui el único que no le hizo
caso, yo nunca bailo, sólo miro. No me insistió, no tanto porque no
supiera quién era, no me conociera -eso parecía importarle poco, en la
certidumbre de que a él sí lo conocía todo el mundo-, cuanto por mi
gesto firme de negativa. Moví la cabeza de un lado a otro como solemos
hacerlo los habitantes de las ciudades cuando negamos a un mendigo una
limosna sin aflojar el paso. La comparación no es mía, fue suya:
-Parece que me haya negado usted una limosna -dijo cuando nos
quedamos solos, los demás en la pista para complacerlo. Utilizaba el
"usted" como buen extranjero que tiene aún presentes las reglas, no era
malo su vocabulario, la palabra "limosna" no es tan frecuente.
-¿Cómo lo sabes? ¿Te la han negado alguna vez? -dije yo, y lo tuteé
en cambio, por la diferencia de edad y por algún complejo de
superioridad inconsciente, del cual en seguida adquirí conciencia y por
eso añadí-: Podemos tutearnos -y aun así lo añadí como quien concede un
permiso.
-¿Y a quién no? Hay muchos tipos de limosnas. Soy Szentkuthy -dijo
ofreciéndome la mano-, i, aquí nadie presenta a nadie.
Era un tipo listo: se conducía de acuerdo con la realidad (todo el
mundo sabía quién era), pero negaba ese comportamiento con las
palabras. Es decir, distinguía entre ambas cosas, lo cual no es tan
fácil sin resultar abrumadoramente hipócrita o detestablemente ingenuo.
Yo le dije mi nombre, añadí mi profesión, le estreché la mano. No me
preguntó por esa profesión tan lejana a la suya, no le interesaba ni
para llenar una conversación impensada y seguramente indeseada, él
contaba con haberse quedado solo en la mesa contemplando el baile.
Tenía el pelo rubio partido en dos bloques ondulados y casi simétricos
peinados hacia atrás como si fuera un director de orquesta, una sonrisa
cuadrada como de tebeo, la nariz un poco ancha, unos ojos azules muy
pequeños y muy brillantes, como diminutas bombillas de feria.
-¿Con cuál estás? -le dije señalando con la cabeza negadora hacia las
mujeres de la pista, habían salido todas en grupo- ¿Cuál es tu novia?
¿Con cuál de ellas estás? -insistí para hacer más clara la pregunta.
Pareció gustarle que no le hablara en seguida del equipo ni del
entrenador ni del campeonato y quizá por eso contestó sin pudor y con
una sonrisa casi infantil. Su orgullo no era ofensivo ni vejatorio, ni
siquiera para las mujeres, lo dijo como si ellas lo hubieran elegido a
él, no al revés, y quizá había sido así:
-De las seis de la mesa -dijo-, he estado ya con tres, ¿qué le
parece? -Y alzó tres dedos de la mano izquierda, con el estrépito no
era fácil oírse. Él seguía llamándome de usted, la reiteración me hizo
sentir algo viejo.
-Y hoy qué toca -respondí-, repetirse o renovar.
Él rió.
-Repetirse sólo si no hay más remedio.
-Un coleccionista, ¿eh? ¿Qué más coleccionas? Bueno, goles aparte.
Se quedó pensando un instante.
-Eso, goles y mujeres, nada más. Cada gol, una mujer distinta, es mi
forma de celebrarlos -dijo risueño, tanto que parecía una mera broma y
no cierto.
Llevaba unos veinte marcados en lo que iba de temporada, sólo en el
campeonato de Liga, seis o siete más entre la Copa y la competición
europea. Yo suelo seguir el fútbol, en realidad habría preferido
hablarle del juego preguntarle como un admirador más, un hincha. Pero
él debía de estar aburrido de eso.
-¿Siempre fue así? ¿También en Hungría, en el Honved? -Se lo había
fichado de ese equipo de Budapest, donde él había nacido.
-Oh no, en Hungría no -dijo serio-. Allí tenía una novia.
-¿Qué ha sido de ella? -le pregunté.
-Ella me escribe -dijo escuetamente y sin ninguna sonrisa.
-¿Y tú? -Yo no abro sus cartas.
Szentkuthy tenía entonces veintitrés años, era un crío, me extrañó
que tuviera la fuerza de voluntad, o la ausencia de curiosidad
necesaria para semejante cosa. Aunque supiera el contenido probable de
aquellas cartas, es difícil no querer saber cómo se dice. También tenía
que tener dureza.
-¿Por qué? ¿Y ella sigue escribiéndote a pesar de todo?
-Sí -respondió como si no hubiera nada de raro en ello-. Ella me
quiere. Yo no puedo ocuparme de ella, pero no lo entiende.
-¿Qué es lo que no entiende?
-Ella ve las cosas para siempre, no entiende que las cosas cambien,
no entiende que yo no cumpla las promesas que le hice un día, hace
muchos años.
-Promesas de amor eterno.
-Sí, quién no las ha hecho y nadie las cumple. Todos hablamos mucho,
las mujeres exigen que se les hable, por eso yo aprendo la lengua del
país muy rápido, ellas siempre quieren que se les hable, después sobre
todo, yo preferiría no decir nada después ni antes, como en el fútbol,
metes un gol y gritas, no hace falta decir ni prometer ninguna cosa, se
sabe que meterás más goles, eso es todo. Ella no entiende, ella cree
que soy suyo, para siempre. Es muy joven.
-Quizá aprenda con el tiempo, entonces.
-No, no lo creo, usted no la conoce. Para ella seré siempre suyo.
Siempre.
Esta última palabra la dijo con voz ominosa y respeto, como si ese
"siempre" que no era de él, sino de ella, que él negaba con los hechos
a diario y con la distancia, supiera sin embargo que tenía más fuerza
que cualquiera de sus negaciones, que cualquiera de sus goles
madrileños y sus mujeres volátiles y conmutables. Como si supiera que
uno no puede hacer nada contra una voluntad afirmativa, cuando la
propia es sólo una voluntad que remolonea y niega, la gente se convence
de que quiere algo como medio más eficaz para conseguírlo, y esa gente
siempre tendrá ventaja frente a los que no saben qué quieren o están
enterados sólo de lo que no desean. Los que somos así estamos inermes,
padecemos una debilidad extraordinaria de la que no siempre somos
conscientes y así nos puede anular fácilmente otra fuerza mayor que nos
ha elegido, de la que escapamos sólo durante algún tiempo, las hay
infinitamente resueltas e infinitamente pacientes. Por la manera en que
Szentkuthy había dicho
"siempre" supe que acabaría casándose con aquella joven de su país que
escribía, eso pensé entonces sin mucha intensidad, en realidad era un
pensamiento circunstancial y anecdótico, me resultaba indiferente, no
vería a Szentkuthy más que por televisión o en el estadio, tanto como
pudiera, eso sí, yo adoraba su juego.
Volvían a la mesa algunos de los bailarines, así que le dije:
-Cuidado, Kentucky, una de las tres mujeres con las que no has estado
viene conmigo.
Soltó una carcajada elemental y estruendosa que se impuso a la música
y salió otra vez a la pista. Desde allí me gritó, antes de ponerse de
nuevo en danza:
-Y es suya, ¿verdad? ¡Es suya para siempre! No lo era, pero ella y yo
nos fuimos antes de que él agotara la prórroga de su baile y viera si
esa noche podía renovar o tenía que repetirse. Por la tarde le había
marcado tres goles al Valencia. Me acordé un momento de su compatriota
Kocsis, un interior del Barcelona a quien se apodaba "Cabecita de oro"
si no me equivoco, se suicidó hace años, bastantes después de haberse
retirado. No sé por qué pensé en él y no en Kubala o en Puskas, que
supieron divertirse y hacer luego carrera como entrenadores. Al fin y
al cabo, Szentkuthy se estaba divirtiendo aquella noche.
Lo seguí viendo jugar durante dos temporadas más, en las que tuvo
altibajos pero dejó varias imágenes para el recuerdo. Predomina en mi
memoria la que predomina para cuantos la vieron: en un partido de Copa
de Europa contra el Inter de Milán, en el que faltaba un gol para
alcanzar las semifinales, restaban sólo diez o doce minutos cuando
Szentkuthy recibió el balón en su propio campo tras el rebote de un
córner contra su portería. Estaba solo para montar el contraataque y
había dos defensas todavía, rezagados, entre él y el guardameta rival;
se deshizo de uno ganándole en la carrera y del otro en un quiebro
antes de llegar al área; salió el portero hasta allí a la desesperada,
Szentkuthy lo regateó también y esquivó el penalty que trató de
hacerle; levantó entonces la vista hacia la meta completamente vacía,
no tenía más que golpear el balón desde el borde del área para marcar
el gol que todo el estadio ya veía y ansiaba con ese resto de zozobra
que siempre existe entre lo
inminente y seguro y su llegada efectiva. El murmullo de excitación se
tornó silencio repentino, ocultaba un grito ahogado en cien mil
gargantas, que no salía: "¡Chuta! ; Chuta ya, por amor de Dios!", todo
sería definitivo con el balón en la red, no antes, había que verlo allí
dentro. Szentkuthy no chutó, sino que siguió avanzando con el balón
pegado al pie, controlado, hasta la línea de gol y allí mismo lo paró
con la suela de la bota. Durante un segundo lo mantuvo quieto, sujeto
por su bota contra la hierba o contra la cal de la línea, sin permitir
que la traspasara. Otros dos defensas italianos corrían hacia él como
rayos, también el portero recuperado. Era imposible que llegaran a
tiempo, Szentkuthy sólo tenía que soltarlo para que cruzara esa línea,
pero en el fútbol nada se ve seguro hasta que sucede. No recuerdo un
silencio más asfixiado en un estadio. Fue tan sólo un segundo pero no
creo que se le haya borrado a ninguno de los espectadores. Marcó la
diferencia abismal
entre lo inevitable y lo ya no evitado, entre lo que aún es futuro y lo
que ya ha pasado, entre el "Aún no" y el "Ya está", a cuya transición
palpable nos es dado asistir muy pocas veces. Cuando el portero y los
dos defensas se le echaban encima, Szentkuthy hizo rodar suavemente el
balón con la suela unos centímetros y volvió a pararlo una vez que hubo
atravesado la línea de meta. No lo envió a la red, lo hizo avanzar sólo
lo justo para que lo que aún no era gol ya lo fuera. Nunca se hizo tan
manifiesto el muro invisible que cierra una portería. Fue un desdén y
una chulería, el estadio se vino abajo y se cubrió de pañuelos, se
juntaron la impresión admirable de la jugada entera y el alivio tras el
sufrimiento superfluo al que Szentkuthy había sometido a cien mil
personas y a unos cuantos millones más que lo vivieron desde sus casas.
Los locutores de radio tuvieron que suspender su grito, lo dieron sólo
cuando él lo quiso, no un segundo antes. Negó la inminencia, y no es
tanto
que detuviera el tiempo cuanto que lo marcó y lo volvió indeciso, como
si estuviera diciendo: "Yo soy el artífice y será cuando yo lo diga, no
cuando queráis vosotros. Si es, pues soy yo quien decide". No se puede
pensar en lo que habría ocurrido si el portero llega a tiempo y le saca
el balón de debajo de la bota. No se puede pensar porque no ocurrió y
porque da mucho miedo, nadie perdona a quien se recrea en la suerte si
la suerte le da la espalda como castigo tras haber estado a su favor
totalmente. Cualquier otro jugador habría disparado a puerta vacía
desde el borde del área cuando ya no hubo obstáculos, con su voluntad
afirmativa de ganar la eliminatoria y ganarla cuanto antes. La voluntad
de Szentkuthy era cuando menos vacilante, como si quisiera subrayar que
no hay nada inevitable: va a ser gol, pero vean, también podría no
serlo.
Aquella temporada no fue buena en su conjunto pese a esta jugada o
quizá por ella, y la siguiente fue nefasta. Szentkuthy parecía
desganado, apenas marcaba goles y sólo jugaba a ráfagas, se lesionó en
el mes de enero y ya no se recuperó en todo el campeonato, lo pasó casi
en blanco.
En una ocasión me invitaron a presenciar un partido en el palco
presidencial, y al lado me tocó Szentkuthy, a mi izquierda; a la suya
había una joven con aire un poco anticuado, oí que hablaban en húngaro,
me dije que sería húngaro, no entendía una palabra. No me reconoció
como es lógico, apenas si me miró, estaba embebido en el juego, como si
se hallara en el césped con sus compañeros, en tensión alerta.
De vez en cuando les chillaba en español porque desde allí veía muy
claro lo que tenían que hacer en cada oportunidad perdida. Era evidente
que sufría por no estar abajo con ellos. Cuando no le quedaran goles
sólo le quedarían las mujeres, pensé. Cuando se retirara sería siempre
demasiado joven.
En el descanso volvió a la realidad pero no se movió del sitio pese a
la tarde fría, soleada. Fue entonces cuando me atreví a dirigirle la
palabra. Iba mejor vestido, con corbata y abrigo con el cuello subido,
había visto más anuncios; fumó un cigarrillo en cada tiempo, delante de
sus jefes y de las cámaras.
-¿Cuándo te vemos otra vez de corto, Kentucky? -le pregunté.
-Dos semanas -dijo, y levantó dos dedos como para confirmarlo con
hechos. Era el mes de febrero.
La joven, que entendería poco pero lo suficiente, hizo un gesto
dubitativo acompañado de una sonrisa modesta y levantó tres dedos,
luego un cuarto, como llamándolo a la verdad. Su intervención me
permitió preguntarle a él:
-¿La señora es también húngara?
-Sí, es húngara -contestó-, pero no es la señora -tenía un sentido de
la literalidad propia de quienes hablan lenguas que no son suyas-. Es
mi novia.
-Mucho gusto -dije yo, y le di la mano y añadí mi nombre,
presentándome, esta vez sin profesión.
-Encantada, señor -acertó a decir ella con inseguridad, quizá una
frase suelta aprendida sin contexto, como se aprende en seguida "Adiós"
y "Gracias". No dijo más, se hundió de nuevo en su asiento, mirando al
frente, al estadio abarrotado y un poco sesteante aquel domingo. Decir
algo de ella sería por mi parte demasiado atrevimiento, la vi de perfil
y la oí aún menos. Sólo que era muy joven y bastante agraciada, con un
aire tímido y a la vez convencido, una voluntad afirmativa. Nada
espectacular si se la comparaba con las chicas de la discoteca Joy, ni
siquiera con la mujer que aquella noche venía conmigo, hacía tiempo que
no la veía, quién sabía si se habrían encontrado de nuevo, Szentkuthy y
ella, otra noche de farra en la que a mí ya no me hubiera importado con
quién se fuese. No sé nada de ella y bien poco sabía ya entonces,
aquella tarde en el palco.
El partido estaba empatado a cero y el equipo jugaba mal,
voluntariosamente pero nada inspirado. En jornadas así se echaba en
falta a Szentkuthy, aunque hasta su lesión no hubiera brillado.
-¿Qué, cómo va a acabar esto? -le pregunté. Me miró con aire de
superioridad momentánea, probablemente porque yo le pedía opinión, pero
ese aire lo he visto a menudo en los hombres recién casados, aunque él
aún no se había casado. A veces es la expresión de un esfuerzo de
respetabilidad que llevan a cabo los calaveras para halagar a sus
mujeres o novias cuando acaban de contraer matrimonio o están a punto
de hacerlo. Luego lo abandonan, el esfuerzo.
-Podemos ganar fácil, podemos perder difícil. No entendí bien lo que
quería decir y me quedé dándole vueltas durante el segundo tiempo. Si
ganaban, sería con facilidad; si perdían, sería con dificultad; o bien,
era fácil que ganaran y difícil que perdieran, tal vez era eso,
imposible saberlo. Él no estaba por la charla y no quise insistir. Se
volvió hacia su novia en seguida, hablaron en húngaro y en voz casi
baja. Era una de esas mujeres que para reclamar la atención del marido
o el novio le tiran con dos dedos de la manga o le introducen la mano
en el bolsillo del abrigo, no sabría explicarlo de otra forma, tampoco
debo.
En el segundo tiempo se ganó tres a cero y el equipo jugó muy bien
casi siempre a partir de entonces. A Szentkuthy, por tanto, se lo echó
poco de menos. Su rodilla evolucionó mucho peor de lo que se pensó al
principio, mucho peor de lo que se pensaba en febrero y en marzo y en
abril y en mayo. O bien él no fue obediente en su convalecencia tras el
quirófano. Tuvo algún conflicto con el entrenador y al término de la
temporada se le dio la baja, se lo traspasó al fútbol francés, al que
van los grandes cuando parece que no llegarán a serlo del todo ni se
los recordará como tales. Jugó tres años más en el Nantes sin muchos
alardes, aquí se supo de él poco, los periodistas olvidan pronto, tan
pronto que la noticia de su muerte sólo ha aparecido con algún detalle
en la prensa deportiva que yo no suelo comprar, un sobrino mío me
enseñó el recorte. Hace ya ocho años
que Szentkuthy dejó Madrid, seguramente hacía cinco que ya no jugaba
al fútbol a menos que se hubiera arrastrado por los desconocidos
equipos de su país, aquí no se sabe casi nada de Hungría. Un hombre de
treinta y tres años a la hora de su muerte, un hombre joven sin goles
nuevos y con sus vídeos demasiado vistos, sólo podría coleccionar
mujeres en su Budapest natal, allí seguiría siendo un ídolo, el niño
que se marchó y triunfó lejos y vivirá ya siempre del recuerdo
orgulloso de sus hazañas remotas cada vez más difuminadas. Ya no vive
porque le han disparado en el pecho, y quizá hubo un segundo en que su
mujer convencida y tímida flaqueó en su voluntad afirmativa y dudó si
apretar el gatillo con sus dos dedos frágiles aunque a la vez supiera
que lo apretaría. Quizá hubo un segundo en que se negó la inminencia y
el tiempo fue marcado y se volvió indeciso, y en el que Szentkuthy vio
claros la línea divisoria y el muro normalmente invisible que separan
vida y muerte, el único
"Aún no" y el único "Ya está" que cuentan. A veces están en poder de
las cosas más nimias, de unos dedos sin fuerza que se han cansado de
buscar un bolsillo y tirar de una manga, o de la suela de una bota.